Show simple item record

dc.contributor.authorRivera Soto, María Isabel
dc.date.accessioned2018-05-02T14:31:44Z
dc.date.available2018-05-02T14:31:44Z
dc.date.issued2018-05-02
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/123456789/722
dc.description.abstractEl diseño de puestos de trabajo cognitivo o de conocimiento como también es llamado, por tradición, no ha sido parte integrante de la ingeniería de métodos. Sin embargo, con los cambios continuos en las tareas y el entorno de trabajo, cada vez es más importante estudiar no solo a los componentes manuales sino también los aspectos cognitivos del trabajo. Las máquinas y los equipos a través del tiempo se han vuelto más complejos. El trabajador debe ser capaz de percibir e interpretar grandes cantidades de información, tomar decisiones críticas y controlar estas máquinas con rapidez y exactitud. Más aun, ha ocurrido un cambio global en los trabajos de la manufactura al sector servicios. En cualquier caso, lo común será que se dé menos importancia a la actividad física y mayor al procesamiento de la información y la toma de decisiones, en especial mediante computadoras y tecnología moderna asociada (Niebel y Freivalds, 2007). Lo anterior, revela el cambio fascinante que está ocurriendo dentro y fuera de las organizaciones, una megatendencia, que debe estudiarse cuidadosamente, con el fin de conocer y explotar el verdadero potencial que posee. Desde este punto de vista, el diseño de puestos de trabajo cognitivo debe reconocerse como un aspecto de gran importancia, el cual está estrechamente relacionado con la ergonomía cognitiva, que se interesa principalmente por los procesos mentales, como la percepción, la memoria, el razonamiento, y la respuesta motora, en la medida que éstas afectan las interacciones entre los seres humanos y los otros elementos que componen un sistema. En un lugar de trabajo, nos encontramos a una o varias personas y a uno o varios elementos que interactúan dentro de un ambiente para conseguir un resultado en función de unos componentes dados; es así, como el término “sistema” trata todos los elementos en función de la totalidad y no individualmente; por tanto, su eficacia se obtiene optimizando la ejecución de sus componentes tanto humanos como físicos, y como los lugares en donde se desenvuelven los puestos de trabajo de conocimiento poseen este tipo de interacciones, es de esperar que se vean afectados; debido a que, quien realiza el proceso mental es el factor humano y no el “físico”; el cual es frágil en la medida en que se le exija más de lo que puede dar, redundando en graves problemas no solo para el sistema, lo que es sumamente grave, sino también para la persona que está en ese puesto de trabajo. Una de las consecuencias del deficiente “diseño” de los puestos de trabajo cognitivo es la fatiga mental, que obedece entre otras cosas a una sobrecarga de los órganos sensoriales, produciendo un desequilibrio del cuerpo, generando disminución de la productividad y globalmente un deterioro de la competitividad del sistema (González, Mateo y González, 2006). Al dejar claro que éste gravoso mal es sólo una de las consecuencias, deja abierto un cuestionamiento que las personas interesadas en mejorar la adaptación persona - puesto de trabajo tienen que considerar. ¿Será que se están considerando todos los factores relevantes? La idea básica del diseño de puestos de trabajo como se conoce se enfoca más hacia el aspecto físico de los puestos, dejando de lado la esencia de los puestos menos “técnicos” en comparación a los comúnmente diseñados. Ya no basta con ajustar la física del puesto a la persona, hay que ajustar la “abstracta” también. El presente trabajo es una recopilación teórica con sentido crítico, en la cual se plantea una metodología para diseñar mejores puestos de trabajo cognitivo, enfocándose en aquellos puestos netamente de conocimiento (no de tipo operativo), con el fin de contribuir al mejoramiento de la calidad de vida y a un aumento de la productividad de los trabajadores en las organizaciones. Esta monografía pretende vislumbrar un panorama de estudio a partir de fuentes bibliográficas obtenidas de distintos campos académicos; por lo cual, en la primera parte del desarrollo de los contenidos se esboza la información multidisciplinaria referente al tema; mientras que en la segunda parte, se concreta la metodología a partir de lo anterior. El conjunto multidisciplinario utilizado para desarrollarla, abarca cuatro grandes componentes: teoría de la información y cibernética, neurociencia, comportamiento organizacional y carga y fatiga mental. En estos enfoques, se analizaran diversos puntos de vista sobre los estudios realizados al individuo (trabajador) y la forma como se acoplan para la creación de la misma.en_US
dc.language.isoesen_US
dc.subjectMetodología, Cognición, Memoria, neurociencia, sistemas sensorialesen_US
dc.titleDiseño de puestos de trabajo cognitivo Una metodología de impactoen_US
dc.typeThesisen_US


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record